Atención, valores y retro-ideas

Con objeto de no llenarnos de info inútil operamos con varios niveles de filtros: atención, valores y retro-ideas.

El deseo que manifiesto a corto plazo como la compra de una casa me conduce a fijarme en las casas allá por donde vaya. El filtro de la atención actúa.

El filtro de los valores me permite priorizar en cada época entre salud, familia, amigos, trabajo o hobbies.

Las retro-ideas no solo filtran, sino que además distorsionan la realidad que observamos.

Cuando nos deshacemos de las retro-ideas estamos desaprendiendo, estamos eliminando un filtro.

Cuando cambiamos la escala de valores estamos cambiando nuestras prioridades.

Cuando cambiamos nuestra atención cambiamos nuestros objetivos a corto plazo.